Testimonios acerca de 
los Cursos de Inglés



La experiencia de Luisana Loreto Martínez

 

"Al terminar el colegio mis padres me ofrecieron la oportunidad deir a estudiar inglés en Florence(Carolina del Sur), yo estaba muy emocionada y me fui con las mejores expectativas del mundo y con muchas ganas de aprender inglés."

 

 

Al llegar a Florence yo estaba muy contenta. Cuando conocí la universidad me quede sorprendida de lo linda que era. Se llamaFrancis Marion University. Yo me quedé en los dormitorios de la universidad, los cuales eran muy cómodos y bonitos. Mis clases de inglés fueron muy buenas, y mis compañeros muy amigables. No paso mucho tiempo para poder conocer personas de diferentes lugares del mundo, con culturas diferentes. Eso fue una de las cosas que mas me gusto , la gente, hice muchos amigos y aprendí mucho de ellos. 

"Pasé diciembre con una familia muy simpática..."

 


Por la época en que me fui (invierno), tenia que tener ropa caliente ya que hacia frío, pero esto hacia que el lugar fuera mucho más acogedor. Pasé diciembre con una familia muy simpática , que me ofrecieron lo mejor de ellos, fueron unas navidades diferentes pero muy hermosas y nunca las voy a olvidar.

Estar 7 meses en Estados Unidos, me ayudó a aprender mucho. Siento que ha sido una de las experiencias mas lindas de mi vida. No sólo aprendí inglés, sino también a convivir con personas muy diferentes a mi. Aprendí a crecer, a cuidarme, a administrar mi dinero entre otras cosas. Aprendí que hay que valorar el tiempo, a las personas y a las oportunidades que nos brinda".

 

 

"Pasé diciembre con una familia

muy simpática..."

Luisana Loreto Martínez

 

La experiencia del Ing. Alfredo León


"Conocía de ASPECT sólo por referencia, así que revisando la información que me facilitó Intercultural, me hice la idea de lo que iba a conseguir. 

Cada vez que completaba un requisito para la formalización de mi inscripción, mi expectativa crecía. Ir al Canadá, país que actualmente ofrece la mejor calidad de vida, según la ONU, un país del que siempre escuché era mas organizado que los EUA, y donde en un mismo territorio podía tener la experiencia de palpar la gran mezcla de culturas que allí convergen, por la gran cantidad de inmigrantes que en éste residen, se convertía en una verdadera aventura.

Llegado el día, partí al largo viaje, una sensación extraña entre emoción y temor, dos meses lejos de mi país, de mi familia, alimentaban mis pensamientos. Pero por otro lado, la oportunidad que se me había presentado, opacaba lo antes descrito. 

Tuve la vivencia de quedarme en una casa de familia, donde me encontré con dos estudiantes más, una japonesa y una brasilera. Mi "madre postiza", muy receptiva. Ella se encargó de hacer mi estadía muy cálida. Era fin de la primavera cuando llegué a Toronto, la temperatura oscilaba entre los 8° y los 12° C en el día, en la noche podía llegar a -1° C, sin tomar en cuenta el efecto del viento. Indescriptible la puesta del sol a las 9:30 de la noche.

 

"En las noches nos dedicábamos a jugar

barajas, la cena la servíamos entre todos..."

En las noches nos dedicábamos a jugar barajas, la cena la servíamos entre todos y cada noche la sobremesa era relacionada con el modo de vida de cada uno de los integrantes de mi nueva "familia".


La adaptación al estilo de vida no es difícil, cada día una actividad diferente, leer en el metro, caminar bajo la llovizna, colocarte una chaqueta y al cine o al museo, o algún concierto en la calle, en la avenida del puerto, y todo esto bajo el frío acompañado de la lluvia. 

Hay un gran respeto por la puntualidad, y el punto de reunión era siempre una estación del metro. Todos interesados en conocer acerca de las costumbres que cada uno de nosotros tiene en su país. Me atreví a decir una vez que el edificio de laONU había sido mudado de NYC al cruce de las avenidas YONGE & BLOOR, porque conocí y compartí con personas de muchas partes del mundo, probé sus comidas y ellos probaron la nuestra. Sumado a esto, la calidez de los instructores y la barrera de la edad no existió.

De todo lo anteriormente descrito, puedo decir que personalmente mi crecimiento fue inmesurable. La sola idea de que nadie me entendería si no era en inglés, me hacía exigirme día a día en el aprendizaje, seriedad con diversión, sentirse en familia con personas que apenas ibas conociendo, hace difícil el momento de la partida; mucho mas cuando sabes que quizás

 

nunca mas los vuelvas a ver y no encuentras respuesta a porqué se te llueven los ojos y hasta los acompañas al aeropuerto. 

Por mi parte, son 45 direcciones electrónicas nuevas y con las que mantengo contacto y hay una comunicación diaria, se puede decir. Quizás en el momento que escribo estas líneas para intentar compartir mi experiencia, estoy recibiendo un correo-e del otro lado del mundo, si tienen la oportunidad de vivir esta experiencia y aprender el inglés, no lo piensen mucho, les aseguro que no se arrepentirán ni lo olvidarán.

Como detalle adicional, ha surgido la propuesta de un reencuentro en Montreal en el año 2003. Por ahora es una propuesta pero seguro estoy que muchos queremos que se lleve a realizar".

Alfredo León

 

"Por mi parte, son 45 direcciones electrónicas nuevas y

con las que mantengo contacto y hay una comunicación diaria..."